miércoles, 4 de mayo de 2016

Cammy por Leo Rodrigues

Hoy os presento la que fue mi primera adquisición del grupo de artistas del Ed Benes Studio. Con esta commission descubrí estas maravillosas creaciones con las que este grupo de talentosos dibujantes nos deleitan.

En este caso, el trabajo a lápiz corre a cargo de Leo Rodrigues y el personaje representado es Cammy, del universo de Street Fighter.




enlace CAF

sábado, 16 de abril de 2016

Mis griales: Pumby y el secreto del Lago Seko (II)

Hace unos meses os presenté unos originales muy especiales para mí. Eran diez páginas: la portada del número 94 de la revista "Super Pumby" y la historia completa que abría el número, con el personaje Pumby y sus amigos como protagonistas.

Al final de esa entrada, a modo de misterio, prometí que os enseñaría lo que había detrás de todas estas páginas originales. Bueno, pues esto es:


 


Exacto, esas manchas de color son las pruebas que se aplicaban en la parte trasera de las páginas para que, al verse al trasluz, pudiese servir como guía para el colorista.

Utilizando el Photoshop, he mezclado ambas caras (invirtiendo la de color), y éste ha sido el resultado:































Vemos que algunas páginas son a color y otras en bicolor (en la parte inferior derecha de cada página está indicado esto mismo). En las revistas de la época era muy común que muchas de las páginas se imprimiesen a dos tintas para abaratar costes.

Cabe destacar que este no era el coloreado final que aparece en la revista, si no que era una guía previa para la elección de los colores adecuados. Lo que desconozco es si estas pruebas de color eran realizadas por el mismo José Sanchís o por otra persona de la editorial.

Y gracias a esta pequeña curiosidad, he tenido el placer de volveros a mostrar estos originales. ¿Se nota que me encantan?

enlace: "Mis griales: Pumby y el secreto del Lago Seko (I)"

sábado, 9 de abril de 2016

Mi particular homenaje a Paul Ryan

El pasado día 7 de marzo, el mundo del cómic perdió a otro de sus grandes artistas, Paul Ryan. A este gran profesional tengo que agradecerle personalmente su trabajo en las colecciones de los Vengadores y de los 4 Fantásticos, posiblemente los trabajos más reconocidos de su larga trayectoria profesional.




Ryan falleció a los 66 años con las botas puestas, ya que actualmente se encontraba dibujando las tiras diarias de "The Phantom" (El hombre enmascarado) para King Features Syndicate.


Fantastic Four nº 357, página 24


Como anécdota curiosa, cabe destacar que fue el dibujante del número 21 de "The Amazing Spider-Man Annual", un cómic célebre en la historia del Universo Marvel, ya que en él pudimos ver la boda de Peter Parker y Mary Jane Watson. Posteriormente, en su etapa en DC, participaría en el dibujo (entre muchos otros artistas) del comic book "Superman: The Wedding Album" que, tal y como indica el título, relataba el enlace matrimonial de Clark Kent y Lois Lane. Así que el bueno de Paul fue partícipe de las bodas de los dos mayores iconos de sus respectivas editoriales.


Página publicada


Yo suelo tener siempre en seguimiento varios originales. Cuando me enteré de esta triste noticia, quise hacer mi particular homenaje a este gran artista y decidí adquirir dos páginas suyas, en este caso de los 4 Fantásticos (ya tenía una de los Vengadores, presentada en su día en el blog)


Fantastic Four #358, página 32


Ambos originales son del año 1991. El dibujo de Ryan, como de costumbre, es magistral y el entintado corre a cargo de Danny Bulanadi, el cual hace un trabajo muy limpio.


Página publicada


Descansa en paz, maestro. Tu obra nos hará recordarte durante toda la eternidad.

martes, 23 de febrero de 2016

Vixen por Fred Benes

Hoy os mostramos una fabulosa ilustración a lápiz y tinta del personaje Vixen, del universo DC. La autoría de esta commission, que bien podría ser una portada, corre a cargo de Fred Benes, del cual ya os mostramos otro trabajo hace casi un año.




enlace CAF

domingo, 21 de febrero de 2016

Lo que nunca tendré

Uno siempre recuerda con cariño los cómics que tuvo en la infancia y adolescencia, aquellos que quedaron grabados en la retina, que nos hicieron descubrir todo ese mundo de fantasía, épica, humor, melancolía o cualquiera de los sentimientos humanos universales.

En mi infancia, debido a la limitación de vivir en un pueblo apartado de cualquier gran ciudad y, por la ineficiente distribución de la época, tenía acceso a pocos ejemplares de cómics de superhéroes.

Afortunadamente, cuando eran fiestas en mi localidad se montaba una feria y, para aprovechar el flujo de gente que pasaba por ese lugar de ocio improvisado, acudían comerciantes con sus tenderetes con juguetes, tómbolas, tiro "al palillo", pesca de patitos, algodón de azúcar y manzanas caramelizadas y las que vendían libros, revistas y... ¡cómics!

Allí conseguí, entre otros, varios números de la colección de Spider-Man de la editorial Bruguera. Sin duda, uno de mis favoritos era el que enfrentaba al arácnido con Medusa, integrante de los Inhumanos. Realmente, el ejemplar, que publicaba material del número 62 americano de la colección "The Amazing Spider-Man", no era de gran trascendencia, pero, ¡ay, amigos! ¿cómo olvidar esas caderas...?




Y es que un servidor se encontraba ya en esa edad dentro de la niñez en la que ciertas "cosas" empiezan a resultar inexplicablemente atrayentes. Esa inocencia e ingenuidad, hoy en día, con el tráfico de información que ofrece Internet, ha muerto completamente, pero en aquella época, donde uno visitaba la feria con idea de completar su colección de cómics de "D´Artacan y los tres Mosqueperros", la portada de dicho número era comparable a descubrir tu primer Playboy en la adolescencia.

Y dicha portada ha sido mi preferida durante toda mi vida. Nunca podré (ni querré) borrar de la cabeza todo aquel torrente de sensaciones que provocó en mi cabecita. Era la magia de los grandes genios americanos. Aquí, el señor John Romita Sr., con cuatro trazos, era capaz de provocar el despertar sexual de un pobre niño de un pueblo perdido en la España profunda.

Como prueba de ello, hace unos años, antes de introducirme en el mundo del coleccionismo de originales de cómic, escaneé dicha portada, la amplié y "limpié" para llevarla a imprimir en un lienzo, proyecto que descarté al decidir más tarde emplear las paredes de mi casa para exhibir los originales.




Pero el destino es muy juguetón. Unos meses atrás hice algún intento de puja en la todopoderosa casa de subastas Heritage Auctions (HA). Debido a ello, hace unas semanas me llegó un catálogo de la subasta temática nº 7124 sobre cómic y cómic art de Dallas, a celebrar del 18 al 20 de febrero. Se me ocurrió abrir el catálogo por una página cualquiera y... ¡adivinad!




Efectivamente, habéis acertado:




¿No habéis tenido nunca la sensación de que hay alguien todopoderoso ahí atras, jugando con nosotros y con nuestras vidas? Bueno, el caso es que ahí estaba, el original de mi portada preferida desde siempre, a la venta.

Comentando con unos amigos, antes de comenzar la subasta les di una aproximación del precio final que estimé en unos $250.000. Su precio final se quedó muy cerca si le sumamos el porcentaje de la casa de subastas al precio de la puja ganadora, que fue de $179.250.




Aquí podemos ver el enlace a la subasta.

Y en otro lote, también se vendió una página del mismo cómic, en este caso por $6.572 sin contar porcentajes:




El enlace de la subasta de esta página lo podemos ver aquí.

En fin... desde aquí solo me queda felicitar a los (malditos) afortunados poseedores de estas joyas. Nosotros seguiremos coleccionando dentro de nuestras posibilidades.

sábado, 23 de enero de 2016

Una página histórica a la venta en Ebay

Como indica el título, estamos ante uno de esos casos en los que aparece a la venta una página original con un significado especial, con algún acontecimiento histórico destacable en la historia de la editorial.

Hace un tiempo, comentamos la subasta del primer original en donde hacía acto de presencia uno de los pilares Marvel, el mutante Lobezno. Precisamente, el que hace su primera aparición en esta ocasión en una página de cómic es su némesis, Dientes de Sable.




El equipo creativo que lo llevó a la vida fueron dos de los grandes genios de la historia del cómic: el guionista Chris Claremont y el dibujante (en esta ocasión) John Byrne. Sin estos dos tipos nos faltarían gran parte de los superhéroes e historias más destacables del cómic americano.


Página publicada

La página en cuestión es la 11 del número 14 de la legendaria colección de Puño de Hierro, publicada el 1 de agosto de 1977. El personaje también aparece en la portada del número.


Portada del número


Asi que si queréis poseer el original con la primera aparición de Dientes de Sable, aprovechad esta subasta en Ebay, cuyo vendedor, Sparkle City Comics, ha puesto un precio mímino que, durante la redacción de esta entrada, todavía no ha sido superado.

enlace Ebay

sábado, 16 de enero de 2016

Mi primera "Double Spread Page"

Aprovecho esta entrada para presentaros mi primera (y única, por el momento) "double spread page". Pertenece al número 37 de la colección Wetworks, dibujada por el genial Ken Lashley y entintada por Richard Friend.




Wetworks fue creada por el artista Whilce Portacio y por el guionista Brandon Choi. Estaba previsto su lanzamiento en 1992, junto con aquellas maravillosas series que crearon los despechados genios que formaron Image Comics, pero el fallecimiento de la hermana de Portacio la retrasaron hasta 1994. Lanzada bajo el sello Wildstorm de Jim Lee, la serie llegó hasta los 43 números, finalizando en 1998. Posteriormente tuvo un nuevo relanzamiento en 2006 que llegó hasta el numero 15.


Páginas publicadas


Ken Lashley es un artista con un gran talento, solo hay que ver estas magníficas páginas, impregnadas con toda esa estética noventera que derrochaban las creaciones de Image Comics.

enlace CAF

La mesa de trabajo de Don Heck

Como amantes del noveno arte, nos encanta ver nuestras estanterías llenas a rebosar de cómics y nuestras paredes y portafolios repletos de los originales de nuestros artistas favoritos, de esas obras legendarias que nos marcaron e incluso llegaron a forjar nuestro carácter.

El caso es que el coleccionista Dewey Cassell ha ido más allá y en su impresionante colección ha añadido... ¡la mesa de trabajo del mítico dibujante Don Heck!




Don Heck es una leyenda del cómic. Inició su carrera a principios de los 50. En 1954 fue contratado por la compañía Atlas Comics, que posteriormente se convertiría en Marvel Comics. Su primer trabajo para esta editorial fue la historia titulada "Werewolf Beware", de cinco páginas, que fue publicada en el número 25 de Mystery Tales. También dibujó cómics bélicos y westerns.

A finales de 1958 se produce una revolución en Atlas comics con la llegada de Jack kirby. Las temáticas cambiaron y se empezaron a dibujar historias de ciencia ficción, misterios sobrenaturales y de grandes monstruos. Era la era pre-superhéroes Marvel. Heck estaba en el sitio y en la época adecuada y con la ayuda de su talento, fue uno de los pocos que dibujó una portada en aquella época (todas eran realizadas por Jack Kirby), nada menos que la del número 1 de la revista Tales of Suspense. Don Heck demostró sus dotes también en las otras revistas hermanas de la editorial: Strange Tales, Tales to Astonish, Strange Worlds, World of Fantasy, y Journey into Mystery. Además, contribuyó en varios cómics románticos, como en Love Romances y My Own Romance.




Llegó la maravillosa Edad de Plata (Silver Age) y con ella, la creación del universo Marvel, de la cual, Heck fue un importante partícipe. Fue co-autor de Iron Man y responsable a los lápices de dar forma a personajes de la talla de Ojo de Halcón y la Viuda Negra. Tal era la importancia de este dibujante en la época que, aparte de las historias de Iron Man, se le encargaron las de los vengadores, dando forma a superhéroes como Wonder Man. También trabajo en varias colecciones, como por ejemplo la de X-Men y The Amazing Spiderman, en la cual dibujaba sobre borradores creados por John Romita.




En los 70, Don Heck comenzó una andadura en DC Comics, aunque también alternaba trabajos para Marvel. Trabajador incansable, estuvo dibujando y entintando hasta su fallecimiento, en 1995.

Según nos cuenta el coleccionista Dewey Cassell en la web Comic Art Fans, en el fantástico libro de John Coates "Don Heck: A Work of Art", "la mesa de trabajo de Heck fue comprada, a principios de 2014, por el coleccionista e historiador Roger Hill, quien aprovechó la oportunidad para salvar la mesa y otros artículos históricos de que se vendieran como chatarra o enviados al vertedero local. Don había comprado esta mesa alrededor de 1951 en el momento en que empezó a trabajar como artista independiente profesional, utilizándola a lo largo de su carrera en cientos de trabajos para Charlton, Comic Media, DC, Dell, Gold Key, Marvel, y otros."

Como se cita en el libro, Hill tenía la intención de donar la mesa a la Universidad de Columbia, pero la entidad declinó la donación. Aquí es cuando entró en juego Cassell, lanzando una oferta de compra a Hill, la cual fue aceptada. Según nos indica Cassell: "Roger amablemente accedió y nos conocimos en Long Island, donde estaba guardada la mesa. La cargamos en una furgoneta alquilada y mi padre me ayudó a conducir hasta casa."


En la mayoría de las fotografías de época de Heck, aparece sentado en esta mesa.


"La mesa está hora expuesta en mi estudio, con algunos originales de Heck, y un aura casi palpable de la historia que lo rodea. Tiene manchas de tinta y marcas de arañazos, todo lo cual simplemente sirven para darle carácter. Tengo un montón de obras de arte que atesoro, pero yo nunca pensé en tener un grial así"

Para Dewey Cassell, tener esta increíble pieza de colección es un sueño hecho realidad.

enlace CAF

sábado, 9 de enero de 2016

Hulka a través de los ojos de Claudio Aboy

En esta entrada os mostramos el trabajo del genial dibujante y pintor argentino Claudio Aboy. Este artista posee un talento descomunal y tiene en el mercado varios libros con muestras de su arte que os recomendamos encarecidamente. Sus portadas en distintas publicaciones son impresionantes.

Afortunadamente, en nuestra colección tenemos estas dos magníficas ilustraciones de una Hulka realista, una prueba del arte de este argentino, del cual intentaremos ampliar nuestra colección con más obras suyas.






Aprovechamos la ocasión para desearos un feliz y próspero año 2016.

domingo, 27 de diciembre de 2015

La grandeza del cómic

El cómic, considerado el noveno arte, no siempre ha sido tratado como tal. De hecho, disciplinas aparecidas posteriormente, como el cine o la fotografía, se llevaron las denominaciones (séptimo y octavo arte respectivamente) que por cronología, le pertenecían.

En España, el caso ha sido todavía más sangrante y sigue manteniéndose en la actualidad. Aquí, el cómic, también llamado "Tebeo" por la influencia de la revista TBO, siempre ha sido algo menor, algo para niños y adolescentes, sin ningún tipo de carga artística ni narrativa. Dibujitos para los nenes. Algo parecido a lo que ha pasado siempre con el cine de animación o con los videojuegos.


Pero lo que estas mezquinas mentalidades, con ideas preconcebidas y cerradas, no se molestan en comprobar es que este arte puede llegar a tener más sensibilidad que una poesía, más emoción que una novela y más acción que el cine.


Como prueba, vamos a aportar nuestro granito de arena, con un original de nuestra colección, dibujado por Ron Frenz y entintado por Al Milgrom. Pertenece al número 450 americano de la colección "The Mighty Thor".





Observemos con detenimiento la página: Es un momento dramático en la historia. El intercambio de viñetas durante la conversación telefónica es puro lenguaje comiquero. El héroe que se despide de las pocas personas que ama antes de embarcarse en una lucha de la que no sabe si saldrá vivo. La lluvia, la noche, el contraste entre el oscuro y húmedo callejón con la cálida y acogedora habitación, el "zoom" a los ojos del hombre atormentado, el tratamiento de la luz y la oscuridad, el comienzo de la página, con el personaje en la cabina y el final, con la cabina vacía, el plano inalterable en las viñetas de la mujer frente al acercamiento gradual del punto de vista en las del hombre, los tonos oscuros en torno a los ojos en la novena viñeta...

Además, están los diálogos, en los que se intuye que la chica es la ex-mujer del héroe. A la cual le pide que se despida de su hijo y que le diga que lo ama. Además, la llama "princesa", con lo cual deja entrever que todavía siente amor por ella.



Página publicada


Y esto, señores, es una "simple" página de un tebeo. Nada, cosa de niños...


Quitémonos el sombrero ante el señor Frenz.


enlace CAF


sábado, 12 de diciembre de 2015

El arte de Rubismar: Angelus

Hacía muchísimo tiempo que no mostrábamos ningún trabajo de Rubismar da Costa, demasiado. Prometemos que no volverá a suceder.

En esta ocasión os mostramos al personaje Angelus, del universo de Witchblade, visto a través de los ojos de este gran artista:




enlace CAF

lunes, 7 de diciembre de 2015

Los tomos: sombras

En la anterior entrada comentaba la historia de los tomos, su reciente introducción en el mercado español de cómics Marvel y sus bondades.

Bien, pues en este artículo seremos más críticos y veremos la parte más oscura de los mismos. Ya lo sabemos: las cosas no son blancas ni negras, suelen ser de distintas tonalidades de grises.

En primer lugar pensaréis que voy a criticar su precio, que suele ser de unos 40 € de media. Pues no. A todas luces, los tomos son uno de los formatos más económicos que hay en el mercado. Haced cuentas: comprobad el número de "grapas" que formaría cada uno de los tomos en base a su gran cantidad de páginas. Ahora, calculad el coste que tendría ese mismo material, pero con tomos de tapa blanda. Los tomos, quitando algunos más delgados, son siempre más económicos. Eso, los de la editorial lo saben, por eso hicieron algún amago y juguetearon con los 60 €, algo que los fans criticaron ávidamente en todas sus vías de comunicación disponibles. Afortunadamente para ambas partes, el precio volvió a la normalidad.


El tomo de Marvel Héroes dedicado a los Alpha Flight de Byrne se puso a la venta a 60 €


El material publicado tampoco es criticable, ya que estamos hablando de nuestros cómics favoritos y sus historias más legendarias. Las ediciones tienen calidad y el contenido de cada tomo no se limita a un mismo título, sino que suelen incluir en la mayoría de los casos números de otras colecciones que hacen referencia y complementan la historia o etapa que se incluye.

Posiblemente, el tipo de papel e impresión del mismo utilizado en las páginas pueda causar un tanto de desacuerdo entre sus compradores. Hay quien prefiere el papel de los Omnigold y otros, el tono brillante de colores vivos de los Marvel Héroes. Quizás lo mejor hubiese sido uniformizar el gramaje y textura del papel, tanto de las páginas como de la cubierta, ya que en la estantería, los lomos brillantes de los Omnigold no se integran con los mates de los Marvel Héroes (y viceversa)




Llegamos al verdadero problema: su fragilidad. Cada tomo es un pequeño tesoro con un contenido histórico dentro de la historia del cómic. Por eso, para nosotros tiene un valor que sobrepasa con creces al de cualquier obra impresa presente en las librerías. Así que no es nada agradable llegar a casa, quitarle el plástico que lo precinta y ver todos esos pequeños desperfectos que no habíamos visto previamente en la tienda: cubiertas con los lomos deformados, sobretodo en la parte superior o inferior, puntas dobladas, marcas de golpes o arañazos en el cartón...

Encontrar tomos en perfecto estado es algo que se complica mucho más si compramos por Internet (lo de los transportistas en este país es para hacérselo mirar) o son tomos que hace un tiempo que salieron a la venta. La mejor recomendación que podemos dar en este caso es llevar las compras al día y escoger muy bien los tomos entre los distintos ejemplares de la tienda, cuando todavía están calentitos en los mostradores.

Otro problema importante de este formato es cómo van a aguantar el tiempo en las estanterías. Comprobad ahora mismo vuestros tomos. Veréis que los que llevan más tiempo comprados y generalmente, contienen más páginas, han empezado a deformarse por el encuadernado de la parte superior, debido al peso de las páginas. Esto suele ser más común en los Marvel Héroes y en los Marvel Limited Edition, ya que el papel tiene más peso. En algunos casos, he podido comprobar horrorizado que los daños son más importantes, como muestro en esta foto de mi tomo Limited de "La Muerte de Drácula":




Pero aquí en este blog vamos a dar una solución para evitar que estos daños vayan a más. Con un coste ínfimo y poco de maña, podemos preservar la encuadernación de nuestros tomos durante muchísimo tiempo.

En primer lugar tendremos que buscar algún material que sea resistente y que no dañe el tomo. Yo he utilizado cartón pluma, ya que es muy fácil de cortar. Otra posibilidad que había pensado era utilizar listones de madera para cortarlos a medida, pero la madera de pino sin barnizar ni tratar suele escupir resina con el paso del tiempo.

En mi caso, compré varias hojas de cartón pluma de 0,3 cm. de grosor, aunque estoy convencido de que realmente es más cercana a los 0,4 cm. La medida viene perfecta. Antes de comprar varias hojas, vale la pena que os aseguréis de que las dimensiones son exactas.

Con un cúter cortaremos a medida un trozo de cartón pluma para que encaje perfectamente en la parte inferior derecha de cada tomo (la parte de abajo en el extremo de las hojas). Es conveniente identificar cada trozo con un rotulador permanente para evitar que se transpapelen cuando saquemos varios tomos a la vez de la estantería.




Con este método conseguimos que las paginas no se queden "suspendidas" solo por el encuadernado y así éste no sufre tanto. De esta forma, las páginas se apoyan sobre el "suelo" de las baldas de la estantería.




El coste es muy reducido. Para todos mis tomos no llegué a emplear ni una lámina entera, la cual tiene un tamaño un poco mayor de un A4 y un precio ligeramente superior a 1 €.




Eso si, deberemos dedicar un poco de nuestro tiempo y paciencia. Pero sin duda alguna, nuestros tomos lo merecen.